A más de uno le sonará el llamado “Eco Driving”, una combinación de técnicas de conducción que unidas a los avances tecnológicos de los vehículos y a un cambio de actitud por parte del conductor, logran ahorrar hasta un 10% el consumo de combustible, mejorar la seguridad en la carretera y proteger el medio ambiente de la emisión de gases (monóxido de carbono, hidrocarburos y óxido de nitrógeno) asociados a enfermedades respiratorias, oculares y/o cardiovasculares.
Así lo advierten el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), el Ministerio de Industria, y la existencia de un manual de conducción eficiente y gestión del combustible, asociaciones, cursos específicos,…además de numerosos portales web, son solo ejemplos de claros prescriptores que hacen eco de sus beneficios.

En Ownerscars queremos sintetizar en este artículo las pautas a seguir para alcanzar la meta deseada: ahorrar dinero en tiempo de crisis. ¡Empecemos!

  • Planificar la ruta antes de ponerse en marcha para escoger así el tramo menos congestionado, aunque ello implique tener que tomar un camino algo más largo.
  • No utilizar el vehículo para trayectos muy cortos, pues por todos es sabido que el consumo de combustible dentro la ciudad se duplica en comparación a cuando circulamos por carretera.
  • No sobrecargar el vehículo con elementos que no necesitemos en el día a día. Un ejemplo típico es el de la “baca” que, por pereza, en muchas ocasiones la dejamos instalada sin tener en cuenta que ello implica un aumento de entre un 2 y un 35% del consumo de carburante.
  • No dar acelerones tras arrancar el coche.
  • Usar la 1ª marcha únicamente para recorrer un máximo de 6 metros, cambiar de inmediato a 2ª.
  • En los vehículos con motor de gasolina, efectuar el cambio de marcha entre las 2.000 y 2.500 rpm. En motores diésel, entre 1.500 y 2.000 rpm. La vida útil del motor y el ahorro de combustible dependen de ello.
  • Circular con marchas largas siempre que nos sea posible y mantener una velocidad uniforme contribuyen considerablemente a la reducción del consumo de combustible.
  • Evitar frenazos, aceleraciones y cambios de marcha innecesarios. En este sentido, mantener una distancia de seguridad adecuada nos permitirá prever y anticiparnos a los cambios de otros conductores.
  • Conducir con las ventanas cerradas. La resistencia aerodinámica del coche se ve afectada significativamente y repercute en un incremento del consumo de combustible.
  • En contra de lo que piensan algunos, el motor al ralentí consume carburante. Por ello en aquellos momentos en los que efectuamos paradas de más de 1 minuto es conveniente parar el motor.
  • Limitar el uso de dispositivos que consumen energía. Una red integrada que produce energía a través del motor alimenta a todos los sistemas eléctricos del coche (asientos térmicos, dispositivos anti-hielo, aire acondicionado). Si no resultan necesarios debemos evitar dejarlos enchufados.
  • En lo que al mantenimiento del vehículo se refiere, la seguridad y su vida útil están íntimamente ligadas. El mal estado de los componentes sustituyentes (caja de cambios, aire acondicionado, frenos, aceites, filtro de aire, presión y estado de los neumáticos, …) conllevan un excesivo consumo de combustible además de poner en duda la seguridad y fiabilidad del vehículo. Un coche con un mantenimiento adecuado difícilmente presentará averías inesperadas.

Finalmente, si deseas leer más sobre la puesta a punto de tu coche, te recomendamos leer el siguiente artículo  https://www.ownerscars.com/blog/2011/12/09/consejos-para-conducir-en-invierno/

Para este nuevo año 2012 aplica estas sencillas normas, y ahorrarás combustible, dinero, protegerás el medio ambiente, disminuirás la tensión al volante y mejorarás el confort de conducción. ¿Te apuntas?